Feeds:
Entradas
Comentarios

Negocio de ecommerce

 por Javier Diaz

Ya hace algún tiempo que no escribo por aquí, y la verdad es que lo echaba en falta. Muchos han sido los proyectos que últimamente se han generado, como el montaje de un nuevo ecommerce de productos ecológicos llamado Verdakoko, la custodia de una nueva marca conocida como Quore Media, mi blog, la preparación de mi último libro y así unos cuantos más, y por ello no he tenido tiempo. Pero hoy, después de un mini descanso me animo a compartiros 10 experiencias a la hora de iniciarse en un ecommerce, sustraída precisamente del largo trabajo que hemos realizado con Verdakoko.

Como ya he comentado en otros artículos, crear un ecommerce no es distinto a montar cualquier otro tipo de empresa, requiere de planificación, inversión inicial, y un tiempo para recuperar la inversión. Asumes los mismos riesgos que con cualquier otra negocio, la única diferencia es que tu negocio lo haces en otro canal, es decir, internet. La parte buena es que, generalmente, la inversión inicial suele ser mucho menor, ya que no es necesario contar con una buena ubicación física y condicionar el local.

Continuar leyendo »

empresa familiar conflicto

 

por Ing.Agr. Carlos Callaci

La complejidad del tema.

Cuando hablamos de empresa familiar estamos incluyendo en esta denominación, dos palabras cuyos significados encierran sistemas complejos (se entiende por sistema a un conjunto de componentes que interactuan entre si con el propósito de lograr un objetivo y/o resultado).

Por un lado la palabra empresa, involucra una cantidad de componentes que se interrelacionan con el fin de obtener un resultado que es el beneficio económico. Este beneficio, llamado de diferentes maneras, sirve para satisfacer necesidades básicas de las personas que viven de la empresa como comer, vestirse, protegerse etc.., y debe alcanzar para mantener o hacer crecer la empresa.

Por el otro lado la palabra familia, involucra una cantidad de componentes que interactuan entre si para satisfacer necesidades afectivas como identidad, cariño, diversión, protección…

En la empresa las relaciones se deben establecer a partir de motivaciones netamente económicas (para obtener el mejor resultado), en cambio en la familia las relaciones se establecen a partir de motivaciones netamente afectivas (espontáneas y más dirigidas por los afectos que por el raciocinio). Estos dos principios hacen que el sistema empresa familiar sea mucho más complejo aún que la empresa o la familia por separado.

Es claro que para iniciarnos en la aventura de una empresa familiar o llevarla adelante a pesar de los inconvenientes, debemos conocer que es, y estar verdaderamente convencidos de todos los por que y para que del emprendimiento de tomar a la explotación agropecuaria como una verdadera empresa, …una empresa familiar. Después de esto se debe trabajar esmeradamente en el cómo hacerlo.

Definiciones.

¿ Qué es o que son las empresas familiares? Continuar leyendo »

Tener tiempo - El problema de estar sobre-ocupado

By

Tenemos un problema. Y lo extraño es que, no sólo lo sabemos, si no que nos orgullecemos de ello y lo contamos como si fuera un éxito. Justamente hoy una compañera me ha contado que está tan agobiada con su trabajo que durante las últimas tres semanas ha dormido una media de cuatro horas al día. No me lo contaba como una queja o como para desahogarse, estaba orgullosa de ello. Y no es la única. Yo mismo me he visto en alguna ocasión prácticamente ‘vacilando’ de no tener tiempo ni para salir a ver el fútbol y echarme una cerveza.

¿Por qué este comportamiento tan irracional ante lo que realmente es un problema y serio? La respuesta, según opinión personal, es que nos encontramos dentro de una burbuja, una en la que parece que estar vivo en este mundo es estar en cuantas más cosas podamos hasta el punto de vernos sobrepasados por ellas.

Y, como toda burbuja, su naturaleza no es otra que crecer de forma exponencial hasta que, en algún momento antes o después, reviente y nos deje con cara de pasmados preguntándonos a nosotros mismos cómo hemos llegado a ese punto. Ese ‘activo’ que estamos hinchando hasta que explote es la importancia que le damos a estar en todo, a hacer de todo, a tocar todos los temas, a conseguirlo todo. En otras palabras, se trata de la búsqueda sinsentido del ‘más, más y más todavía’.

Esta situación es posible por el efecto de tres poderosas fuerzas: la tecnología y sus dispositivos, las redes sociales y un consumismo extremo. La consecuencia no es una sobredosis de información como tanto se habla, si no una sobredosis de opinión. Estamos más al tanto que en ningún momento de nuestra historia de qué están haciendo los demás y, por tanto, de qué ”deberíamos” estar haciendo nosotros. En el proceso, nos hemos vendido a una curiosa idea del éxito: el mejor es el que más cosas sabe y puede hacer. De ahí que, cuando nos vemos desbordados por trabajo y no tenemos tiempo para nada, lo asociamos con ser personas de cierto éxito. Nos creemos importantes.

No sólo somos adictos a esa droga del ‘más y más’, sino que contribuimos al crecimiento de esta burbuja. Nos vemos involucrados en una carrera por hacer el mejor master, por realizar tareas gigantes en periodos límites de tiempo absurdos, por sacar tiempo para el gymnasio, para las clases de inglés, para el carnet del camión (que tu me dirás para que lo quieres..) y por supuesto que no falte tiempo para salir de fiesta y mantener una animada vida social. Y todo esto con lo que conlleva: agobio, estrés, falta de sueño…

Y es curioso porque, nuestra respuesta al problema del ‘más’ es siempre eso mismo, más. Necesitamos más tecnología para crear más tecnología, más carga de trabajo para conseguir más trabajo. Queremos conseguir formas fáciles de hacer las cosas para liberar algo de tiempo y, como no, llenar ese tiempo con algo más que hacer todavía.

Por suerte, hay una cura para esta enfermedad, para la búsqueda sinsentido del ‘más’. Se trata de la búsqueda del ‘menos’, pero mejor. Cortar por lo sano tu diversificación del trabajo y centrarte en sólo una o dos actividades. La especialización frente a la diversificación.

Esta teoría por así llamarla se basa en que debemos vivir nuestra vida sólo orientada a lo que es esencial y debemos por tanto eliminar o ignorar todo lo demás. Cosas tan simples como ponerte límite de horas de trabajo diarias, respetar los fines de semana y los festivos, olvidarte de la tecnología por las noches e incluso crear zonas libres de tecnología y de trabajo en tu casa. Por ejemplo dejar de comentar fotos en Facebook y dar likes y quedar con los pocos amigos que realmente sean importantes. En vez de correr de reunión en reunión, asegurarte que hay tiempo entre unas y otras para asimilar de la que sales y preparar la siguiente.

Y aunque os pueda parecer una obviedad o una tontería, esta forma de pensar es la que se está imponiendo y está triunfando. No tenéis más que echar un ojo a las cabinas de siestas que tienen en las oficinas de Google o los espacios para meditación de las de Twitter.

La gente y las empresas se están dando cuenta de que cuando esa ‘burbuja del más’ reviente – porque lo hará – quien estuviera dentro se quedará con la sensación de que ha malgastado su tiempo diversificando su esfuerzo en mil  tareas que finalmente no le servirán para nada. Nos daremos cuenta de que hemos dejado pasar las oportunidades que realmente merecían la pena a cambio de otras muchas que realmente no nos aportaban lo suficiente.

Si te sientes identificado con esto, si crees que es tu caso, aquí tienes unos pequeños consejos para que seas capaz de centrarte en lo que realmente importa.

3 reglas para evitar no tener tiempo para nada.

1. Di que no a una oportunidad cada semana.

Sólo por el hecho de que se nos presente la oportunidad de involucrarnos en un proyecto no significa que realmente sea una buena elección. Si realmente sabes que es esencial para ti, podrás rechazar ofertas de trabajo que de otra forma te quitarían muchísimo tiempo. Inténtalo, aunque te cueste te aseguro que te sentirás mejor.

2. Pregúntate si te merece la pena seguir en algo o es hora de pasar página.

No toda actividad que te resulte provechosa tiene que convertirse en habitual. Si ves que con algún trabajo en concreto triunfas y te va bien, disfruta, aprende de ello y, si es necesario, pasa página. La avaricia rompe el saco y de sabios es saber cuando es hora de pasar a otra cosa.

3. Oblígate a ponderar que es importante y que no

Si quieres que las cosas triviales y de menos importancia no acaben quitándote el tiempo que necesitarías para otras realmente esenciales, te convendría de vez en cuando dedicar algo de tiempo a analizar y organizar tu trabajo, no simplemente trabajar como una mula. Te recomiendo la ‘regla del tres’: cada tres meses dedica tres horas a identificar cuales son tus tres objetivos principales para tus próximos 3 meses.

Así que según yo lo veo tenemos dos opciones. Podemos ser otra de esas personas que por querer triunfar se meten en la ‘burbuja del más’ o podemos ver el sinsentido que esto supone y analizar bien que es lo que realmente importa en esta vida, y centrarte en ello. ¿De qué tipo eres tú?

Post original aqui

Si te gustó el artículo y la temática del Blog por favor sería muy interesante

para todos que nos dejes tu comentario.

Además, puedes recibir todos los artículos completos en tu buzón de e-mail

ingresando tu dirección de correo en:

suscribete 02

Tu dirección de e-mail solo se utilizará para mandarte la actualización del blog diariamente.

Ten la precaución de escribir bien tu dirección y luego debes confirmar la suscripción aceptando un mail que recibirás en tu casilla desde Feedburner. Sólo entonces estarás realmente suscripto !!

Muchas gracias por acompañarnos.

Puedes encontrar MUCHO más material relacionado a este tema que te interesa en nuestro Blog Grandes Pymes

http://jcvalda.wordpress.com

 

presentacion a inversorespor el.economista.es

“Es muy importante aprender a presentar, solo vas a tener una oportunidad para convencer a un inversor“, afirma Alejandro Durán, joven emprendedor que, junto con Amparo Casamayor, lanzó Beebrite, una plataforma de juegos que “te ayudan a ser más inteligente”.

Y es que son muchos los grandes empresarios que destacan la importancia de saber comunicar, de saber hacer una buena presentación a la hora de vender nuestros productos o de convencer a los inversores. El primero de ellos el gurú del emprendimiento Steve Jobs, capaz de atrapar a la audiencia en sus famosas conferencias.

Por ello, la firma de consultoría financiera Augeo Consulting Group ha lanzado un decalogo de consejos para que los emprendedores preparen sus discursos de presentación de proyectos. El trabajo, recogido por RRHHPress, tiene como objetivo que los emprendedores sepan realizar un ‘Elevator pitch’, como se conoce a este tipo de presentaciones destinadas a posibles inversores. Continuar leyendo »

duda 069 por blpgirl

Como emprendedores, gerentes y, en general, cualquier persona interesada en el manejo del dinero (finanzas personales o de la empresa) debe tener claro los conceptos de gasto e inversión.

El gasto y la inversión es algo que en los negocios continuamente se debe balancear, sin embargo, no es el único caso en que aplica o sino pregúntale a tu esposa si ¿ese televisor plasma con Direct TV para ver los partidos de fútbol es una inversión? o pregúntale a tu esposo si ¿esos 50 pares de zapatos en tu clóset o armario son una inversión?.

La diferencia entre inversión y gasto es simple: el primero te dará algún retorno como por ejemplo cuando compras un horno para vender pizzas, mientras que el segundo, el gasto, solo vaciará tus recursos. Idealmente, un negocio siempre tendrá gastos muy bajos, diferente a la cantidad de dinero que inviertan para la mejora de sus negocios. Continuar leyendo »

W. Durant

W. Durant

“Olvida los errores del pasado.

Olvida los fracasos.

Olvídalo todo excepto aquello que vas a hacer ahora

y hazlo !!!” 

W. Durant

por FRANCISCO ALCAIDE HERNÁNDEZ

Hace no mucho tiempo ya escribimos un post con el título: Quien te enfada, te domina, donde abordábamos esta cuestión detalladamente y ahora volvemos sobre ello.

Y volvemos porque hoy he recordado precisamente una historia que leí hace bastantes años en el libro Vencer los miedos (Sal Terrae), de Lucien Auger (y que te recomiendo leer), y que es muy gráfica para distinguir las causas del enfado. La comparto contigo. Dice así:
«Suponga que tienes que tomar el metro en hora punta. Arrastrado por la muchedumbre, consigues al final introducirte en un vagón en el que, naturalmente, todos los asientos están ya ocupados; de modo que te agarras a la barra y te dispones a soportar pacientemente el viaje. Cuando el tren arranca, tienes que aferrarte enérgicamente a la barra para no darte de narices con el sombrero de la señora que está sentada delante de ti. En ese preciso momento, sientes un violento empujón en tu espalda que si no estuvieras habituado desde hace años a restablecer el equilibrio, te habría hecho caer y aplastar el mencionado sombrero de la citada cama.
¿En qué estado anímico crees que te habrías sentido inmediatamente después de haber sufrido tal empujón? La mayoría de las personas se habrían sentido furiosas, agresivas y hostiles hacia el causante de dicho empujón. Y si yo preguntase: ¿Cuál ha sido la causa de su cólera, furor y hostilidad? Tal vez respondas que la causa del furor ha sido el empujón recibido. Continuar leyendo »
Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.138 seguidores