por Julián Acosta

De cómo el primer seguidor es más importante que el propio líder al implementar la Gestión de la Innovación en la organización.

Son las 10:05 de un viernes cualquiera de Junio. Hace algo de sol y el reloj del escritorio de Laura pareciera que no quisiese marcar su hora de almuerzo. Su nueva dieta semanal le está jugando una mala pasada, está hambrienta. En ese preciso momento una vídeo-llamada irrumpe en la pantalla de su laptop: Andrés Jaramillo, su jefe regional de Suramérica, que le llama desde Argentina.

Después de un par de horas frente a la laptop, Laura tiene claro que el reto que le propone Andrés no es fácil. Por órdenes directas de los accionistas se ha decidido incluir a la innovación como pilar estratégico de la organización. La competencia está siendo voraz y cada vez están perdiendo más cuota del mercado. Laura se llena de incertidumbre, ya que en ese momento no sabe si afortunada o desafortunadamente ha sido la persona escogida para liderar todo este nuevo proceso.

Laura sube a la terraza, en donde sufre un gran vaivén de sensaciones. Por un lado siente incertidumbre por introducirse en nueva temática en la que además tiene que involucrar a toda la compañía, ¡algo más de 2000 trabajadores!… –”Es una barbaridad”- piensa.

(más…)